dimecres, 19 de juny de 2013

"El implacable detective Morrison" (Capítulo 8) Pep Roig



POR HUEVOS

 Hay ocasiones en las que un profesional debe decidir con prontitud y sin margen de dilación. En esas se encontraba, el detective Morrison, preso de la tensión que le causaba el recordar los anteriores fracasos en idénticas circunstancias. Pero debía intentarlo de nuevo a sabiendas de que no existía otra alternativa ni nadie a su lado que pudiera hacerlo por él. No había tiempo para la duda, así que decidió arriesgarse, con fatal resultado, como le había ocurrido tantas veces se lo propusiera. Ante el desolador panorama, el detective Morrison no se explicaba por qué le resultaba imposible, una y otra vez, las veces que lo intentara, extraer el huevo frito de la sartén sin que se rompiera, y que siempre le quedara al revés o desparramado cuando lo volcaba en el plato. "¿Si otros más ineptos que yo lo hacen bien, por qué yo no puedo?" se preguntaba, desolado.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada