diumenge, 26 de maig de 2013

"El implacable detective Morrison" (Capítulo 5) Pep Roig


EL ARMA DESEADA


Se había planteado, el detective Morrison, comprar un arma por si alguna vez tuviera que defenderse del acoso de unos indeseables muy indeseables. Había pensado en una  pistola, pero eran caras y se requería licencia para el uso y tenencia. Una espada era demasiado grande y obsoleta, y mucho más una lanza, y demasiado aparatoso un arco con fechas. Finalmente se decidió por un tenedor, de los que tiene en su casa, para así poder cambiar de modelo de arma cuando quiera y sin mayor dispendio ni excusa. Y es que llega a ser un coñazo eso de ir siempre armado con lo mismo. Además la gente se ríe y piensa que eres un pobre tacaño –·”¡Mira, lleva la pistola del año pasado!-; o solo un tacaño; o solo un pobre. Si quiere, cada día podrá lucir un tenedor nuevo, para admiración y envidia del respetable público en general, al que tanto quiere y tanto debe.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada